Archivo de la etiqueta: soledad

Aunque vaya por el valle de las sombras…

¡¡¡GANADOR DEL CONCURSO DE RELATOS 2016!!!

12Ya había pasado el mediodía; el sol no se dejaba ver en un cielo cargado de nubes grises que descargaban sin piedad, haciendo imposible la visión en 10 metros a la redonda. El viento convertía en ventisca la nieve que caía, azotando con cada copo de nieve al insensato viajero que atravesaba aquel valle de lágrimas.

El viento parecía cobrar vida jugueteando con los arbustos; divirtiéndose con las copas de los pinos, formando pequeños remolinos en medio de la ventisca y creando curiosas esculturas que parecían vivas.

Aquel hombre de marcado coraje, calzaba raquetas para no hundirse en la nieve, caminaba con la cabeza agachada; vestía pantalones de cuero impermeabilizados con grasa y sobre los hombros una pelliza de piel de oso cubría las abrigadas ropas de piel de ante bien curtidas. A su espalda colgaba un arco de tejo con un carcaj repleto de flechas y una espada de doble empuñadura. De su mano colgaban las cinchas de un gran corcel negro cargado con todo su equipaje.

El tiempo pasaba despacio; paso a paso, metro a metro. Sobre la nieve el resollante animal resoplaba por las fosas nasales del esfuerzo que requería el caminar hundiendo las patas en un manto blanco de dos palmos de profundidad. El viajero procuraba que su corcel no se hundiera más de lo necesario para que la buena bestia no reventase por el esfuerzo de la caminata.

Sigue leyendo Aunque vaya por el valle de las sombras…

Share

Lesi

LesiUna nueva ilusión aparece en mi vida en forma de perrita, Lesi.

Costó conseguirte, pero aquí estás haciendo que haya más vida en mis días, me canso pero cuando el cansancio es así no pesa.

Ya hemos compartido tu primer baño pues estabas un poco sucia, pero ya luces tu pelaje limpio. Te encanta salir a la calle así que gracias a ti comenzaré a tener los perfiles de mi azúcar mejor y espero, con tu ayuda, bajar un poco la tripa.

Bueno Lesi que me alegro que hayas venido a mi vida y tengamos muchos buenos momentos, al fin mi soledad se disipa, y mis noches son menos oscuras.

Ya te quiero Lesi.

Share

La Planta

Medico 03La voz me vuelve a despertar de mis sueños una vez más, porque si puedo soñar que no estoy aquí y puedo ilusionarme con que esto no es más que una mala pesadilla, podré tener fuerzas para levantarme de este pozo tan mono-capa. Pero abro los ojos y allí están ellos otra vez, con sus batas y esos guantes tan estériles que llegan a revolver mis tripas con su olor.

Entonces hablo hacia mi yo interior y le digo ¡tenía sed!, pero me di cuenta de que la copa de las ilusiones estaba vacía al despertar y descubrí que un enjambre en mi cabeza me roba las noches. No me dejes solo porque ahora me siento muy pequeño al despertar de mis pesadillas y ver que nada ha cambiado y todo sigue igual. Necesito que me abraces fuertemente desde el interior, no me hables, que la tristeza no se quiere ir, y no sé qué duele más, si el dolor o esta tristeza que no me abandona, abrázame y dame fuerza. Como una noche de invierno un manto de nieve, un corazón frágil y desnudo tortura de vida, abrázame, y dame fuerza.

Mi mirada cansada se pierde observando la habitación y es como si un fantasma hubiese vuelto, las mismas camas, el mismo color en las paredes. En esta planta es como si de repente se hubiera parado el tiempo, pasillos vacíos y ese silencio, la planta tabú la llamo yo, pues nadie quiere estar aquí, ni hablar, ya que se habla con la mirada. Ese silencio, aunque a mí me guste mucho, te llega a agobiar, pues es como estar desconectado del mundo exterior, una sonrisa fingida y forzada es todo lo que puedo ofrecer en esta planta a la que nunca creí que volvería.

Necesito alas rompiendo y suave brisa que calme el dolor de estas largas noches, vuelve el sudor en estas noches interminables en la planta. La senda se estrecha hasta arrastrarte al final del sueño, que te lleva a un tiempo casi olvidado ya paraíso inventado para jodernos bien. En brazos de la soledad sigo vendiendo mi alma al diablo, vamos a engañarnos y vamos a decir que esto va a durar siempre, perderme en tus brazos tan vacíos, cómo hablar aquí si parte de mi mente es tuya, en esta planta no encuentro la palabra que describa todo esto ya vivido en un pasado no muy lejano todavía para olvidar, quisiera saber si sería posible, tú ya me conoces, yo ya he estado aquí recorriendo tus pasillos, lo mismo que hoy, necesito que me ayudes a encender el fuego que llevo dentro, necesito correr sin mirar atrás y salir de aquí cuanto antes.

“Cuando dolor y sufrimiento andan de la mano, ten cuidado porque te arrollarán sin contemplaciones”

Share

De soledad a soledad

Avión Papel 02Me desperté, había dormido bien. Miré el reloj, las ocho de la mañana. Después de ducharme, baje a hall del hotel y salí a la calle, estaba desierta, me dispuse a buscar algún lugar para desayunar, después haría un poco de turismo. Pensaba ir a algún museo del que tenía referencias por la guía de viajes adquirida en Pamplona. Me encontraba en el centro de Las Palmas. Vi por casualidad a un policía local, le pregunté por una cafetería y por cómo llegar al Museo Pérez Galdós:

– ¿Una durcería a estas horas? Los museos están cerrados, hoy es fiesta en la isla.

¡Me había pasado! Una hora menos en Canarias. Me indicó un sitio donde podría desayunar. Después de desayunar callejeé por la comercial y peatonal calle Triana. Saqué sin problemas dinero de un cajero y volví al hotel; estaban limpiando las habitaciones. Entablé conversación con una chica joven que estaba en la mía y enseguida me di cuenta de que nunca había salido de la isla.

Sigue leyendo De soledad a soledad

Share