Archivo de la etiqueta: escritura

¿Dónde estoy?

Oscuridad 01¿Dónde estoy? ¿Qué ha pasado? Esas son algunas de las preguntas que recorren mi mente, demasiado aturdido y desorientado para poder pensar con claridad y sacar conclusiones objetivas, además todo esta oscuro y no se ve nada, me cuesta mucho moverme, hasta el punto de no poder incorporarme, con la incógnita de no saber dónde estoy realmente, con la oscuridad y no tener una referencia resulta complicado. Mal momento este para haber dejado de fumar recientemente, porque el encendedor o unas cerillas me hubiesen venido de perlas. Pruebo con la linterna del móvil pero casualmente está sin batería, con la luz del reloj imposible, demasiada oscuridad. Alto, que ese ruido son mis jadeos y mi corazón que palpita como si se fuera a salir del pecho, parezco un caballo de carreras antes de la salida. Voy a intentar calmarme que no está la situación para que me dé un ataque de pánico, recuerdas lo que pasó la última vez, claro, que perdiste el control, el miedo y el pánico se apoderó de ti y consiguió controlar la situación por ti, con lo que conlleva: bloqueo, indecisión, sensación fría, taquicardia.

Sigue leyendo ¿Dónde estoy?

Abriendo una puerta mágica

Parece mentira pero ya ha pasado un año, sí, un año haciendo aquello que mi mente ansiaba hacía mucho tiempo, pero que nunca se atrevía a hacer. Un día como hoy decidí abrir la puerta a un mundo lleno de magia e ilusión, decir que no fue tarea fácil ni todo fluyó como un río bravío, sino más bien como manantial dosificando su goteo lentamente.

Cuántas horas acostado en mi cama con mi cuaderno y mi lápiz como única arma, esperando a que vendría ella a visitarme, la amiga creatividad que no siempre está ahí, pero cuando te viene a visitar yo la aprovecho al máximo, y bebo hasta la última gota como si de un zumo se tratara. Al principio te costaba llegar y otras cuando venías, llegabas como un tornado y era complicado enlazar todo debido a la velocidad con que salía todo, pero enseguida me ponía a viajar sin moverme de mi mesa y por arte de magia todo se ralentizaba y todo iba fluyendo de mi cabeza pausado y lento, encontrando esa calma que lleva a centrarse y escribir con sosiego.

Alguna vez la puerta se cierra (famosos bloqueos) pero yo busco a mis musas para tratar de salir cuanto antes de este estado. Mis musas son simples, la lectura, la música y no podía faltar ella, “AMY LEE”, que siempre está ahí con su mirada penetrante y sin decir nada hace que encuentre el camino cuando he perdido el rumbo, su mirada es mi brújula. Mi mente es el mejor tope que tengo para que esa puerta no se cierre por mucho tiempo. Es una forma muy bonita de descubrir algo único que hay dentro de cada persona, único e irrepetible, un potencial que está ahí esperando a que vayas a por él y lo saques afuera como una forma de expresarte a tu manera.

Esta amiga ha hecho que mirar hacia dentro se convierta en reflexión y decidir que no se quede dentro de forma perecedera, la experiencia me ha demostrado que antes de que se vuelva tóxico, es más productivo y satisfactorio convertirlo en algo honesto y bonito para plasmarlo en el papel. Una riada que inunde mi mente de ideas creativas, una puerta se abre ¿pero habrá más puertas por abrir?, lo dejo a tu elección, con un intento que hagas habrás superado muchos niveles a nivel personal. Dejo esta pregunta a modo de reflexión para todos, ¿si puedes abrir esta puerta por qué no vas a poder con las demás?